PENSAR POKER

Hablemos sobre los mecanismos de defensa

Son inconscientes y permiten que podamos enfrentarnos tanto al estrés y las exigencias diarias como a eventos traumáticos. También se aplica al poker.

Hablemos sobre los mecanismos de defensa

Por José Litvak 

Todos tenemos un sistema inmunológico que nos protege contra las enfermedades, mecanismos internos que reparan traumatismos y daños. De la misma forma tenemos sistemas similares a nivel psíquico. 

A ellos se los llama mecanismos de defensa. 

Los mecanismos de defensa son inconscientes y permiten que podamos enfrentarnos tanto al estrés y las exigencias diarias como a eventos traumáticos. 

Se pueden dar con situaciones en la vida en las que es muy difícil aceptar las cosas: terminar una relación amorosa, la enfermedad de un familiar, padecer una adicción, etc. 

Pero esa reacción se convierte en patológica cuando es persistente y conduce a un comportamiento inadaptado, a punto tal que la salud física y/o mental del individuo se ve afectada. 

Como todo en esta vida, el abuso se vuelve contraproducente. Todo el que haya pasado por el diván sabrá que el equilibrio mental es difícil de alcanzar. 

Esto no significa que nuestra psiquis sea una bomba a punto de estallar, porque todos tenemos la capacidad de sobreponernos a las crisis y los problemas. El objetivo es aceptar lo que no podemos cambiar e intentar hacerlo con lo que sí está a nuestro alcance. 

Esto es importante para quienes tienen aspiraciones de dedicarse profesionalmente. Así como los deportistas cuidan sus músculos entrenando, elongando y alimentándose bien, en los deportes mentales hay que cuidar la salud del delicado músculo que tenemos dentro del cráneo. 

Es algo tan simple (y tan complejo) como no permitir que nuestro mundo gire exclusivamente alrededor del poker. 

¿De qué sirve ser reconocidos si jugar ya no nos divierte? ¿Para qué queremos ganar millones en torneos si después no disfrutamos de esos beneficios? 

Taylor afirma que uno mismo “puede ser un jugador temido en la mesa y tener tiempo para dedicar a otras áreas importantes de su vida, como la familia, los amigos y su profesión”. 

Además propone tres razones para que vivamos el poker sólo como un juego.

  • Resulta más saludable tener una vida fuera de la mesa de juego. (Sí, fuera de la mesa virtual también; sin trampas).
  • Es posible que la forma en que se juega al poker alrededor del mundo cambie, las crisis económicas, la globalización, entre otros factores, pueden modificar a nuestros rivales y la forma en que evolucionará el deporte.
  • Si transformamos al poker en una obligación, en un trabajo en vez de una vocación, lo terminaremos quemando y dejaremos de disfrutarlo.

 

¿Quieres enterarte primero de todo lo que sucede en el mundo del poker? CodigoPoker te brinda la mejor información minuto a minuto en tu social media. Síguenos en Facebook, Twitter, Youtube y Google

NOTICIAS MÁS LEIDAS Presentadas por