codigo poker

Home / Noticias / Aprende Poker / Para pagar hay tiempo: los inconvenientes del call

NOTICIAS

PENSAR POKER

Para pagar hay tiempo: los inconvenientes del call

Hay muchas razones para descalificar esta acción. que aquí el Profe Litvak desmenuza en un nuevo análisis vital para nuestro juego.

Para pagar hay tiempo: los inconvenientes del call
CodigoPoker
Posteado 2017-09-23 10:21 GMT+3 Por CodigoPoker

El call. El bendito call. El desprestigio de esta acción se vincula principalmente con las primeras etapas y en particular el preflop.

Veamos por qué.

¿Cuál sería la jugada ortodoxa de quien tuviera una mano muy buena preflop? Sea cual fuere su posición en la mesa, subiría el valor de las ciegas o resubiría un raise anterior, aunque fuera moderadamente.

Es raro e inconveniente que permita el ingreso irrestricto de otros al conocimiento del flop, y que quienes poseyeran manos marginales pudieran conectar su juego y lo obliguen a foldear su poderosa mano derretida.

Nadie, con muy buenas cartas individuales, dejaría de depurar la mesa, salvo que especule haciendo slow play, esté jugando en una mesa loose o en algunas otras pocas circunstancias aconsejables.

Por ende, quien sólo paga una apuesta ofrecida, es casi seguro que tiene cartas especulativas y ya está dando información.

¿Y si nuestras cartas fueran de un rango intermedio?

Digamos una buena mano, como o A J suited o KQ suited. Probablemente, nos tiente pagar y ver el flop “barato” e inducir a otros a entrar, crear un pozo multiway (de varios jugadores) y llevarnos mucho, si conectamos.

Sin embargo, no parece lo más atinado. Sólo ganaremos en pocas oportunidades, porque necesitamos que las cartas comunitarias combinen para lograr nuts y, con muchos oponentes, es difícil. Y, si el flop nos ayuda, lo más probable es que no lo haga con el resto, y foldeen.

En pocas ocasiones, el flop traerá cartas altas que conecten con alguien que sólo pagó. Para peor, si pagamos, y alguien posterior nos raisea, no habrá mucha más opción que aceptarlo, con mayor inversión, y él se encontrará luego con ventaja posicional y dominio de la situación. Por eso, hay que subir o foldear.

En las etapas intermedias y finales de un torneo, es casi imposible que alguien haga un call. Si tiene una mano buena, raiseará, impedirá que otro vea el flop y, si no la tiene, alguien se lo impedirá a él. No es momento ni situación de darse el lujo de permitir ver cartas gratis.

Sin manos premium, los ubicados en las primeras posiciones habrán foldeado, ante el justificado temor de encontrar algún raise que no están dispuestos a aceptar. Quedarán sólo las ciegas, o el chip leader se encargará de hacer valer su poderío, no el de su juego, sino el de sus fichas.

Cuando alguien sólo paga, muestra debilidad. Esto tiene un doble efecto negativo: lo expone en las etapas siguientes y es el blanco perfecto para que lo bluffeen.

Un raiseador preflop hará una apuesta de continuación si el flop beneficia, y cuando no lo favorezca también. Y, si el caller es el receptor de ese ofrecimiento, no le quedará mucha más opción que foldear ¿Por qué?

Porque mostró debilidad en la etapa anterior.

El rival sabe que el flop lo favorecerá pocas veces, por lo que el caller deberá foldear o bluffear y, para poder engañar con éxito, necesita un triple escenario:

1. que el raiseador no haya conectado,
2. que no haga la cbet (apuesta de continuación) y
3. que la textura de las cartas comunitarias le permita “disfrazarse” de haber conectado.

Demasiados condicionamientos.

Siempre queda la posibilidad de tener suerte y de armar un juego o un buen draw, pero las estadísticas cuentan y, la mayor cantidad de veces, no ocurrirá.

Otro ejemplo: cuando alguien hace una subida preflop, y otro posicionado posteriormente sólo paga, armó el contexto ideal para que le hagan un squeeze: una resubida con cualquier carta.

Si funciona, el mentiroso se llevará un gran pozo sin jugar ni ver el flop, con los riesgos que ello le implicaría. Y esta posibilidad táctica la habilitó el simple call.

El riesgo asumido es el mismo que habría corrido con un bluff al raiseador, pero quien pagó le posibilitó concretar una maniobra más eficaz y lucrativa.

Si tuviéramos una mano interesante, y alguien sube, el call nos pone ya en desventaja: hemos perdido la oportunidad de tomar la iniciativa, ser los agresores y de dar imagen de supuesta “fuerza”.

Finalmente, pagando no se puede echar a los otros, con lo que se desaprovecha una de las dos alternativas que tiene el Poker para ganar un pozo.

Como se ve, muchas razones para descalificar esta acción. Como decía un amigo… Para pagar hay tiempo, o bien hay un tiempo para pagar.

¿Quieres enterarte primero de todo lo que sucede en el mundo del poker? CodigoPoker te brinda la mejor información minuto a minuto en tu social media. Síguenos en Facebook, Twitter, Youtube y Google

NOTICIAS MÁS LEIDAS Presentadas por