PENSAR POKER

El Super High Roller no es para todo el mundo

Saber cuándo subir de nivel y cuándo bajar para tomar impulso, ésa es la cuestión que analiza José Litvak en su artículo de esta semana. Damián Salas da su receta para tener un bankroll sano y Chris Ferguson explica cómo empezó de abajo.

El Super High Roller no es para todo el mundo

Por: José El Profe Litvak

El manejo del bankroll es la destreza necesaria para mantener todo bajo control. Hay que tomar decisiones permanentemente y se requiere rigor.

“Implica, entre otras cosas, no hacer esa ‘última apuesta’ para multiplicar la ganancia, creyendo que es segura, ni un gran bluff, para robarnos el ‘último’ pozo. Levantarnos de la mesa habiendo ganado algo de dinero, registrar cuándo hemos jugado suficiente por el día o si no estamos del todo bien para seguir, conocer nuestros límites, saber cuándo asumir riesgos controlados y cuándo abandonar, reconocer cuándo estamos incómodos en el nivel de apuestas y sentir cuándo no nos estamos divirtiendo. Las mesas seguirán en el mismo sitio al día siguiente. Sin disciplina y un control adecuado, lo que no estará allí será nuestro dinero”

Arnold Snyder, autor de The Poker Tournament Poker Formula, de la Biblioteca Pensar Poker.

El manejo del bankroll debe planearse a diario. Lo importante es no apostar más de lo que podemos darnos el lujo de perder.

Chris Ferguson cuenta la siguiente historia personal.

“Siempre me gustó jugar online y aunque mucha gente no lo entienda, al principio nunca jugué con dinero real. Allí por los años 2000, decidí arriesgarme en base a mi amor por el poker. Puse US$ 1 en un sitio, con la idea de convertirlo en 20.000 sin fundirme. Desafortunadamente, lo perdí, pero volví a comenzar, depositando nuevamente.

“Aunque mucha gente no lo entienda, al principio nunca jugué con dinero real”

Empecé en los juegos más bajos, acorde con mi stack de U$S 1. Hacía un buy in de 10 centavos en juegos de 1–2 centavos. Cuando llegaba a ganar 20, me retiraba, porque no podía darme el lujo de arriesgar mi ganancia, perderla, y luego entraba en otro juego de 10 centavos.

Mi meta era clara: nunca jugar por más del 5% de mi bankroll. Si tenía el 10% en una mesa, me retiraba, cobraba y luego hacia una compra de 10 centavos en otra.

Lentamente, fui subiendo de nivel. Aunque jugué con límites de 1–2 centavos durante mucho tiempo. Finalmente, empecé a jugar 5–10c, luego 25–50c, US$ 1–2 y así hasta el nivel US$ 10–25. Me llevó mucho tiempo subir de US$ 10–25 a US$ 25–50, que era el juego más grande que tenían, ya que siguiendo mis propios cálculos, necesitaba U$US$ 10.000 para esos juegos.

Lo más duro fue probar 3 ó 4 veces en los límites grandes. Hacía un bankroll de U$US$ 10.000, luego hacía el buy-in y perdía. Por ende, debía volver a juegos US$ 10–25 hasta generarlos nuevamente, volver a intentarlo en los límites altos y volver a perder. Como resultado, 4 ó 5 veces tuve que bajar de nivel.

Cuando juegues al poker, atravesarás malas y buenas rachas. Pero si pierdes la mitad de tu bankroll, baja de nivel. Sé que es difícil de hacer, pero es el reto que me puse a mí mismo, ya que no iba a arruinarlo. No importa cuán bueno seas, vas a atravesar rachas perdedoras y tendrás que bajar de nivel de juego, para construir tu equidad nuevamente.

Finalmente, agregamos otro punto de vista, el de Damián Salas , uno de los más exitosos jugadores argentinos. En una charla de cuestiones estratégicas sobre el manejo adecuado, nos dio una clave

“Nunca arriesgo más del 2% de mi bankroll en un pozo”

Puede parecer extremo, pero hay que coincidir en que esa conducta (sumada a su habilidad) le ha permitido ganar muchísimo dinero casi sin sobresaltos, sobrellevando las varianzas negativas, bajando de nivel las veces que le sucedió y retomándolo inmediatamente cuando se recompuso.

¿Quieres enterarte primero de todo lo que sucede en el mundo del poker? CodigoPoker te brinda la mejor información minuto a minuto en tu social media. Síguenos en Facebook, Twitter, Youtube y Google

NOTICIAS MÁS LEIDAS Presentadas por