ESTRATEGIA

Siete hábitos de los jugadores de poker altamente efectivos

Desde estar bien sentando hasta lucir una sonrisa son algunos de los pequeños hábitos que podría ayudar a mejorar tu juego.

Siete hábitos de los jugadores de poker altamente efectivos

Hoy es un buen día para aprender siete hábitos que incrementarán tu nivel como jugador de poker. Prácticas que quizás dejas de lado, pero que con el tiempo se vuelven costumbre y que de seguirlas te llevarán a mejorar tu juego.

A continuación te mostramos la lista, pero ten en claro que no sustituyen el juego reflexivo ni a los estudios anexos de las jugadas.  Sin embargo, gracias a su aplicación podrás estar más concentrado en dichas labores.

  • Siéntate como en las mesas

Muchos jugadores de poker se sientan doblados y retuercen en la mesa, lo que provoca tensión en la espalda y los músculos. Esto conduce a un mayor cansancio, especialmente después de horas de juego, y con ello experimentar dolores molestos, con la consecuencia de no poder concentrarse al 100%.

Un jugador exitoso sabe que una excelente postura en la mesa es esencial: los pies paralelos y apoyados en el suelo, el tronco centrado, la cabeza equilibrada y relajada, los brazos sueltos y relativamente libres para moverse te ayudarán a evitar el estrés físico que inevitablemente afecta tu habilidad y enfoque.

  • Respira profundamente al iniciar la sesión

Si hablas con cualquier entrenador personal o instructor de yoga, te dirán lo importante que es la respiración en cualquier actividad. Cuando te sientes en la mesa, después de haber asumido una posición cómoda y tranquila, respire profundamente unas cuantas veces . Descubrirás que este ejercicio trivial tiene un fuerte poder relajante, capaz de aumentar tu capacidad para mantener el control emocional y tomar las decisiones de juego correctas.

Una buena postura en la mesa es fundamental para estar concentrado.

La respiración es útil para mantener los niveles de energía y concentración, especialmente durante largas sesiones de poker.

  • Toma descansos frecuentes

Está bien, lo entendemos, nadie quiere salir de la mesa cuando las cosas van bien. Pero levantarse y estirarse cada 60-90 minutos es un buen hábito que tienen todos los jugadores de poker  exitosos.

Hacer estiramientos , desconectar (aunque sea por unos minutos), ayuda a la circulación sanguínea . También te permite evaluar cómo estás jugando, si la tuya es una mesa rentable o no, y si estás en la condición mental y / o emocional adecuada para continuar la sesión.

  • Encuentra tu rutina

Cada mano de poker requiere una serie de pequeñas acciones y movimientos; hacerlo de la misma manera es otra buena manera de eliminar las distracciones y aprender a concentrarse en las partes importantes del juego .

Al comienzo de cada mano, recupera tus cartas, levanta una esquina y míralas mientras las proteges con la otra mano. Memorícelas, vuelve a colocarlas centrados en la mesa y protéjalas con un protector de cartas.

Aprender a realizar estos gestos de manera uniforme y eficiente te ayudará a mantenerte relajado en la mesa, proyectando la imagen de un jugador seguro a los ojos de tus oponentes .

  • Cuenta el pozo

Esto también debe convertirse en un hábito, algo automático y que nadie pueda notar. Inicialmente, contar el pozo no es un ejercicio fácil, para quien no está acostumbrado a hacerlo: hazlo también de forma obvia, y aunque esto te frene un poco. Pronto se convertirá en una rutina.

Si siempre puedes contar mentalmente el tamaño del bote, la velocidad de tu juego nunca disminuirá, incluso cuando estés en un pozo importante y enfrentes una decisión difícil: en resumen, eliminarás un posible tell .

  • Apostar con decisión

Crea una rutina incluso cuando necesites apostar o retirarte. Por ejemplo, puedes hacer una pausa de un par de segundos antes de actuar, incluso si no es necesario porque ya sabe que estás a punto de retirarte.

Antes de tomar cualquier camino, decide cuánto quieres apostar, anuncia la apuesta, recoge las fichas necesarias frente  y luego has un movimiento firme para invertirlas en el pozo. De esta forma, evitarás el posible tell dictado por la indecisión , en el que caen muchos jugadores novatos, proyectando también en este caso un sentido de autoconfianza.

  • ¡Los jugadores de poker sonríen!

Muchos jugadores tienen una cara de poker dura, porque creen que es una buena forma de asustar a sus oponentes. En realidad, esta actitud corre el riesgo de hacer que los oponentes sean sospechosos, cautelosos, estresados ​​y menos dispuestos a correr riesgos . ¿Estás seguro de que quieres esto mientras juegas al poker? En general, cuanto más feliz y amigable sea un jugador de poker, más relajados estarán sus oponentes y, en consecuencia, dispuestos a tomar riesgos.

La adopción de estos hábitos positivos no es garantía de éxito. Todavía tienes que aprender muchas otras cosas más para ser un buen jugador de poker. Pero, al incorporarlos a su juego, podrá concentrar mejor su energía en tomar esas decisiones que pueden hacer que tu juego sea rentable.

Fuente: Ashley Adams para Cardchat.com

¿Quieres enterarte primero de todo lo que sucede en el mundo del poker? CodigoPoker te brinda la mejor información minuto a minuto en tu social media. Síguenos en Facebook, Twitter, Youtube y Google

NOTICIAS MÁS LEIDAS Presentadas por