codigo poker

Home / Noticias / Columnas / Parte II: ser padre y top mundial, ¿es incompatible?

NOTICIAS

INFORME ESPECIAL

Parte II: ser padre y top mundial, ¿es incompatible?

Salas, Ventura, Pérez y Spitale fueron algunos de los que colaboraron con una revisión del informe que se publicó esta semana y aportaron sus puntos de vista y experiencias. Más de un lector se verá reflejado o reflexionará con el acercamiento y los argumentos sobre el tema.

Parte II: ser padre y top mundial, ¿es incompatible?
Francisco Alba
Posteado 2017-10-12 09:23 GMT+3 Por Francisco Alba

Retomamos el debate que surgió esta semana con el nacimiento del hijo de Jason Mercier y el detalle de ver un top 30 del Global Poker Index completo de grinders aun sin herederos, pero con excepciones en el mundo online, como Joao Simao , top reg de elite que no bajó su rendimiento pese al nacimiento reciente de su segundo hijo.

Para profundizar el análisis, acudimos a la experiencia de distintos jugadores destacados de nuestra región que tienen algo en común: son padres y el poker es la principal fuente de ingresos para ellos y su familia. Cambios rotundos de hábitos, objetivos y perspectivas, pero con el fin de seguir trabajando y haciendo lo que más les gusta.

“Ser padre despierta en uno la necesidad de ser mejor en todo” 

Franco Spitale

Esta frase la dijo Franco Spitale , pero bien podría adjudicársela a todos los consultados. El marplatense apuntó con ella a un nivel general: ser mejor para su hija de cuatro años y para que nunca le falte algo. “Eso es una motivación extra que sirve a la hora de encarar los altibajos de este juego”, concluye al respecto.

Otro grinder, y que también califica como padre sub-30, lo avala: “La mayoría de los jugadores de poker somos muy irresponsables, vagos y estamos acostumbrados a un ritmo de vida que solo se ve en las películas. La llegada de un hijo cambia todo y más si todavía sos joven, como me paso a mi a los 23 años”. Lo dice el famoso Rodrigo SonMonedas Pérez , y asegura que tuvo “un cambio de 180º a lo que era”, aunque no sea “la responsabilidad en persona“, aclara.

“Es importante distinguir el jugador en vivo del jugador online”

Así responde Damián Salas a la pregunta que titula el artículo. El Pampa es un experto en el asunto, ya que en los once años que lleva de carrera pokeril no solo tuvo su primer hijo, sino que fueron tres. Respecto al juego en vivo arrancó remarcando que estar en el top 30 del GPI es “una tarea titánica y casi incompatible” con el rol paterno. “Como dijo Esther Taylor , tener hijos te cambia la perspectiva de la vida y lo que cambia son también los deseos, y esto hace imposible que como papá realice el circuito en vivo de siete a nueve meses afuera de casa”.

Al respecto, Diego Ventura , consultado ante el anuncio de su incorporación al equipo de los progenitores, realizó un interesante planteo. Antes que nada, aclaró su idea de que “no es que no puedan llegar al top del mundo sino que ya no es su prioridad”, para luego citar a Lionel Messi o Cristiano Ronaldo como ejemplos de padres que, en su rubro, mantienen el afán de ser los mejores. “Hasta los líderes de las empresas más grandes del mundo tienen hijos y familia”, agregó quien la rompió en el último PowerFest de partypoker bajo el seudónimo PeitodePeru.

La familia Salas, unida por la pasión del poker.

Ante este comentario podría decirse que no es comparable el estilo de vida de un futbolista o un empresario con la de un jugador de torneos de poker en vivo. Quizás algo parecido podría ser lo que ocurre con los tenistas: si miramos el top 40 del ranking ATP, los que viven viajando alrededor del mundo se cuentan con una mano, siendo Roger Federer el máximo exponente, cada vez más selectivo con sus giras y llevando a sus hijos de un hotel a otro durante ellas.

“No lo veo sostenible para los chicos porque sería afectarles la rutina y eso no sería sano”, menciona Salas al respecto. Hay otra diferencia importante durante la competencia: el papá pokeril tiene que estar 12 a 14 horas diarias disponible para el juego. Sin que él haya hecho referencia directa al caso Federer, sumamos más de su opinión al ejemplo de que ser papá no es obstáculo para tener un nivel de elite internacional. “Uno puede trabajar en su juego y con un montón de herramientas que hasta facilitan hacerlo en casa. En los últimos años decidí viajar de 40 a 60 días anuales: hasta ahí me permito armonizar mis deseos de jugar al poker, que tanto amo, con mi deseo de ser un buen padre, tener una buena relación con mis hijos y estar presente en sus momentos importantes“. Aquí, Salas tira un dato contundente: para ser un papá de elite hay que participar del 25/30% del circuito grande.

Para concluir con el ámbito del padre profesional de torneos en vivo, el asunto es encontrarle la respuesta a una pregunta que se hace Ventura, a quien pusimos a reflexionar sobre su futuro, y pensó: “Tal vez un hijo te abra la cabeza a decir ‘ok ,esto es lo que quiero para mi hijo y esto es lo que quiero para mi, ¿cómo puedo hacer que eso suceda y/o generar los recursos suficientes para hacerlo posible?'”.

¿Cómo organizarse para vivir online?

Rodrigo Pérez

Para empezar, es importante tener en cuenta que el poker demanda casi el 100% de las energías y es casi imposible concentrarse en el juego al mismo tiempo que en un asunto externo. Tomaremos el ejemplo de Spitale y su organización. “En conjunto con otros jugadores, una medida que tomé fue armar una oficina de trabajo, donde exclusivamente se va a estudiar y grindear“. Separar lo profesional de lo personal, he ahí la cuestión para Franco. “Así pude jugar entera la última WCOOP, en la que solamente descansé dos días y coordiné los horarios para poder ver a mi hija. Ese momento es como mi cable a tierra, algo que no solamente es fundamental a nivel existencial, sino enriquecedor y productivo para ventilar ese mundo intelectual y de encierro”.

Pérez también tiene su rutina en la que busca combinar su pasión por el poker con Ámbar y Augusto, quienes son el motor de su vida. Rodrigo explica que se organizó para cuidar a sus hijos los lunes, miércoles, viernes y sábado, y grindear todos los martes, jueves y domingos. “Pero cuando juego en vivo se me hace difícil y me da ganas de subirme a un cohete para estar rápido con ellos”. Así, Rodrigo tiene en claro que es prácticamente imposible ser un top mundial. Sabe que para eso necesitaría grindear seis veces por semana o vivir arriba de un avión, y por eso sentencia: “La verdad, no es mi meta ni me gustaría que lo fuese, disfruto del poker pero más disfruto de mis nenes”.

Para el final, lo más importante: el apoyo de la familia. La pata fundamental, según Salas. “Es importantísimo que cuando viajes o te dediques exclusivamente a esto tengas el apoyo de tu compañera y que pueda estar haciendo que la ausencia de ese papá sea más amena para los chiquitos”, dice el Tritu. “No podría pasar de día en los torneos largos sin la ayuda de mis papás o mis hermanos”, resalta en mayúsculas Sonmonedas.

Ser un padre grinder, una combinación difícil pero no imposible.

¿Quieres enterarte primero de todo lo que sucede en el mundo del poker? CodigoPoker te brinda la mejor información minuto a minuto en tu social media. Síguenos en Facebook, Twitter, Youtube y Google

NOTICIAS MÁS LEIDAS Presentadas por