ENTREVISTA

“La intuición en el poker debe ser primordial”

Chechu Bonelli, lookeada a lo Frida Kahlo, palpita lo que será la WSOP México en un mano a mano en el que habla de todo: azar, el juego, la suerte y el devenir de la vida. Pasen y lean.

“La intuición en el poker debe ser primordial”

Por: Haidu Kowski | Fotos: Carlos Monti*

Chechu Bonelli es hoy la cara más representativa que tienen las mañanas de ESPN, desde SportCenter llegan sus noticias con una voz radiante y una sonrisa que atrapa las miradas. Tuvimos el agrado de entrevistarla y pensar en el azar, el juego del poker, la suerte y el devenir de la vida. Y nos dejó bien claro que no le gusta perder a nada pero siempre enarbolando la bandera del fair play.

La producción llevó tiempo, la realizamos al término del programa en los estudios de ESPN. Vestuario, maquillaje, flores y muchos colores para emular a la gran Frida Khalo, acompañando la próxima travesía en México y la llegada de la WSOP a Monterrey. El estudio 1 de ESPN solo para nosotros y el tiempo justo para que el resultado nos haga estar más felices que de costumbre.

¿Te gusta jugar?
Soy del interior, de chica estaba la gran mayoría del tiempo en la plaza con amigos, y entonces el juego es parte del día a día. Siempre me gustó jugar pero más asociado a lo deportivo con el cuerpo, siempre jugaba a la pelota en el campo con mis hermanos. De hecho, las cartas nunca me atrajeron demasiado, sentía que era un mundo en el que me iba a costar entrar, o si entraba me iba a gustar demasiado.

¿Nunca aprendiste a jugar con cartas?
Mi familia siempre intentó enseñarme a jugar al truco, pero no lo hice. Sé que el ancho (As de espadas en baraja española) es la más importante, algo así como el as en el poker. Después de eso además sé que el cuatro de copas no vale mucho. Y supongo que en el poker, el cuatro no es una buena carta. Me gusta decirle “cuatro de copas” en broma a la gente. Así que esa es mi impronta con la baraja. No puedo profundizar más.

Frida, ¿sos vos?

¿Y cómo te llevás con el deporte ahora?
Siempre me apasionó la actividad física. Practiqué hockey toda mi niñez y adolescencia. Soy muy competitiva entonces si juego a algo, me cuesta entender que es un hobbie o es amateur. En quinto año dejé de jugar porque tenía que decidir qué hacer, si estudiar, a dónde ir a estudiar. Eso te hace replantear todo.  Y estoy contenta con el camino que me hizo tomar el deporte. Hoy, desde otro lado de la pantalla.

¿Crees en el azar?
Sí, creo.

¿Confías en el azar?
Al azar hay que ayudarlo, hay que colaborar energéticamente para que el azar suceda a favor. Si estás negado, o con la mente negativa, cuando llega una mala, atrás vienen muchas más. Creo que si te toca algo bueno y sos una persona positiva, con buena energía el azar llega favoreciendo.

¿Crees que el azar te fue favorable?
Yo siempre intento colaborar con el destino. Yo lo hice poniéndole esfuerzo y pasión a todo lo que decidí enfrentar. En base a eso, las puertas y las oportunidades se me fueron abriendo. Siempre con el pensamiento de ser buena, ser trabajadora y tener un compromiso con lo que uno emprende. Desde una carrera, pareja y ahora también en la maternidad.

¿Cómo manejas tu competitividad en relación al día a día?
A la hora del juego quiero ganar, durante los noventa minutos sos mi peor enemigo, pero cuando se termina, en el post, soy fair play. Nos abrazamos, bajamos unos cambios y a disfrutar.

Con Vero Dabul, hace años en Bariloche

¿Sos buena para descubrir la mentira de la gente?
Tengo varias versiones… La gente que trabaja conmigo dice que soy buena descubriendo eso. En mi familia me creen más ingenua. Pero creo que la clave es que no me quedo con la última palabra. Si algo no me cierra, si dudo, voy más a fondo. Investigo, averiguo, pregunto más. Odio que la gente me mienta, odio que la gente mienta en general. Entonces nunca voy a tomar partido por el mentiroso. Soy de tomar confianza rápido con la gente, pero si me defraudaste, te corto menos diez.

¿Qué te hace dudar?
Las mujeres tenemos un sexto sentido, cuando algo no me cierra, dudamos. La intuición femenina no solo es un título, es real, existe, la tenemos y la desarrollamos cada vez más. También tiene que ver con la curiosidad que tenga cada uno la manera en que la explota. Yo me considero curiosa, no me quedo con una cosa, investigo, siempre a fondo. Aunque a veces es mejor no seguir investigando (risas).

Estuviste en la Copa América de Poker en Bariloche, hace bastantes años… ¿Qué recuerdas de esa experiencia?
Fue muy divertido todo, yo no sabía a dónde iba, y encontré una energía muy intensa, un nivel de concentración que no se da en otros ámbitos laborales. Por momentos era muy oscuro, por eso los festejos desbordaban alegría. Había un salón lleno de jugadores, me llamó mucho la atención la cantidad de jugadores con gafas oscuras. En un primer momento pensaba que era para hacerse los piolas usando lentes, pero entendí que era parte de una estrategia, que era para ocultar señas y demás. Ahí entendí que forma parte del deporte… Porque es un deporte, ¿no?

Sí, es un deporte de la mente, un deporte olímpico de la mente como el ajedrez, backgammon, go.
Claro, en ese sentido, la intuición en el poker creo que debe ser primordial. También me llamaron la atención las largas horas seguidas de juego. Es muy difícil, estresante, los jugadores se ganaron mi respeto.

¿Y no intentaste aprender?
Darío (por su pareja, el futbolista Darío Cvitanich) hizo un intento de aprender cuando jugaba en Francia. Yo lo seguí pero no pude. Él tampoco se copó y fue una pena porque todos los miércoles a la noche se juntaban los jugadores del Olympique (de Niza) a hacer un torneo de poker. Hacían un fondo común para el ganador, pero él nunca se enganchó.

La sonrisa de Chechu, su marca registrada

¿Utilizas la intuición a la hora de conducir en la televisión?
Más que intuición, en el aire hay códigos. Tienes que trasladar eso al idioma televisivo y lo que hay que saber es cuándo hacer una pausa, saber que hay un tiempo de delay de una persona que está en Japón, que tarda en llegar la señal entonces hay que esperar unos segundos cuando termina de contestar para hacer una nueva pregunta, o mirarme con mi compañero y reconocer el momento para dar pie o entrar. Porque la televisión es una convivencia del día a día, casi paso más tiempo en el canal que con mis amigos o familia.

¿Qué te gustaría que ocurra en tu carrera?
Ahora quiero recibirme, estudio periodismo deportivo, y uno siempre quiere ser mejor en lo que hace, o sea que estoy preparada siempre para una propuesta superadora… Pero también quiero ser la mejor mamá, no quiero descuidar a mi familia, a mi esposo. Pero todo eso se trabaja y ahí estamos.

Viviste en varios países… ¿Cuál fue lo que más te gustó?
Sin lugar a dudas la Costa Azul, que fue nuestro primer destino. Y para mí fue muy importante porque tuve que dejar mi carrera en un momento en el que yo estaba creciendo mucho. Pero todo el mundo me decía “Te vas a la Costa Azul” y yo no sabía qué era, me sonaba a la película La laguna azul (risas) y de un día para el otro dejé todo, porque esto es así, de un día para el otro lo compró tal equipo y así vamos. En Niza, ese primer viaje fue algo muy lindo, de hecho allá nació nuestra primera hija, siempre va a ser especial para mí.

¿Fuiste al casino de Mónaco?
No, nunca. Pero mi contacto fuerte con el juego fue el año pasado que hicimos un viaje con mis papás y mis hermanos a Las Vegas y no podía creer tanta lucecita, sonido, me sentía mareada, tuve que salir del casino… Creo que el contacto más importante del poker conmigo va a ser esta revista. ¡No es poco!

¿Con qué carta te identificas?
Con el as. Soy el as en la manga, siempre tengo una forma de salir. Y siempre tengo uno. Sobre todo en las tareas caseras, siempre me las arreglo. En el programa también, en realidad, siempre tengo un as en la manga, si hay que alargar, si tengo que hacer más preguntas, siempre saco algo de la galera.

¿Y si tuvieses que sacar el as ahora y preguntarte algo a vos misma…?
Sacaría un as de diamante… y me pregunto ahora si en el juego de cartas sería tan competitiva como soy con el deporte.

Se suele jugar por dinero.
Entonces además de la concentración, habilidad y la viveza mental, como en el fútbol y en otros deportes, me va a venir muy bien la competitividad.

¿Y está en vos eso?
La habilidad, la viveza mental y la competitividad. Sí. No creo que pueda tener tanta concentración como es necesario en el poker. La concentración te la debo… (risas).

—–//—–

*Entrevista publicada en la revista Pokerface.

Arte: Pablo Stermbach
Vestuario: Vero Arditi
Make up: @lolitafeortuzar
Peinado: Leticia Chirieleison @letie.mua
Agradecimientos: Mariano Zabaleta, Técnicos de ESPN y Nicolás.

¿Quieres enterarte primero de todo lo que sucede en el mundo del poker? CodigoPoker te brinda la mejor información minuto a minuto en tu social media. Síguenos en Facebook, Twitter, Youtube y Google

NOTICIAS MÁS LEIDAS Presentadas por