ENTREVISTA EXCLUSIVA - PARTE I

Fabrizio íntimo: “Gracias al poker pude ayudar a mi familia”

La Leyenda del poker online habla a fondo con CodigoPoker. El balance de su año, cómo es una semana de su vida, por qué no fue a jugar la última WSOP a Las Vegas, cuánto le cuesta seguir motivado y qué se siente ser el #1 del mundo. Y revela un secreto: "Nunca estudié ni uso softwares".

Fabrizio íntimo: “Gracias al poker pude ayudar a mi familia”

Con la voz tranquila, después de algunos días de sesiones, Fabrizio González  ya entró en modo relax. Al menos por unos días -estos, los del Año Nuevo-, el mejor jugador de poker online del mundo está descansando tras un año largo. Ya reunido con amigos, con música de fondo, el uruguayo habla con CodigoPoker y poco a poco se va distendiendo.

Los jugadores de poker piensan, justamente, todo el día en poker. Poker, poker y más poker. Pero cuando se le pide un balance de su año, a poco de cumplir 30 el 11 de enero, Fabrizio sobrepone otros argumentos para justificar lo que fue un 2017 “positivo”. “Hubo muchas cosas lindas en lo personal, no sólo en el poker, con momentos buenos y nada de qué quejarse. Hace poquito nació mi sobrino, hace algunos meses el tercer hijo de mi mejor amigo… Así que estoy contento también por esas cosas: los viajes que hice con mi novia Evelyn, por mis amigos”, explica el mismo que tiene más de 5 millones de dólares en cobros entre PokerStars -La Leyenda SixthSense19- y partypoker -el incipiente DrMiKee-.

-¿Y en cuanto al juego también es positivo?
-En un principio se me hizo un poco cuesta arriba por no poder jugar en PokerStars, pero ya está, ahora ya me acoplé a los otros sitios y me fue bien, con buenos resultados.

Está claro que todavía le duele estar baneado en la sala de la pica roja, donde lo suspendieron tras una denuncia de la que él se declara inocente; sin embargo su vida sigue. Tal vez no tan intensa como en otros años, cuando este deporte mental ocupaba casi la totalidad de su vida, pero ésta es su pasión y por algo ha llegado a la cima del mundo. ¿Qué se sentirá ser el #1? Fabrizio responde: “Hace unos años me daba un poco de alegría el hecho de ser reconocido, de que me tengan como referente en algo. Eso es lindo. Pero ahora ya me lo tomo más tranquilo, además tampoco es que juego tanto como antes. Mis amigos son los que más me joden con eso pero me lo tomo a broma”.

El fútbol, su otra gran pasión: no fue a Las Vegas para irse a jugar a Israel

-¿Cómo es una semana tuya de grindeo? Cuántos días, cuántas horas…
-Mis semanas son muy distintas, mi rutina va cambiando. Hay semanas que por ahí juego cuatro o cinco días y otras, en las que juego uno o dos.

-¿Y cuánto tiempo?
-Estimo que una sesión promedio es de 10 horas. Desde que arranco, durante las primeras tres o cuatro horas abro torneos. Una vez que pasa ese tiempo dejo de abrir y sigo hasta que me quede uno solo. Depende de cómo me vaya, durará más o menos. Así que cuanto más larga, mejor.

-¿Dónde jugás? ¿En tu casa, en una oficina….?
-La mayoría de las veces juego en casa, en Montevideo, y cuando estoy en Punta del Este lo hago desde allá. Generalmente sólo nos juntamos para alguna serie, ahí nos alquilamos algo y jugamos todos desde ahí.

-¿En tu casa tenés armado un buen bunker?
-No, en realidad no. Soy de los más desprolijos o informales, digamos: pongo la compu por ahí y listo. Antes ni usaba monitor, ahora sí, pero lo instalo en el comedor o por ahí y ya. Recién ahora voy a ver si me equipo un poco más y me armo algo

-Tu casa te la compraste gracias al poker, ¿no?
-Sí, sí, es una casa que compré hace un tiempo, vivo ahí hace cuatro años.

-¿También pudiste ayudar a tu familia gracias a esto?
-Sí, también por suerte le pude comprar una casa a mi familia, que fue algo que siempre tuve en cuenta y lo pude lograr… Después me he dado mis gustos: los que he tenido ganas de hacer, los he podido hacer. Y eso genera un sentimiento lindo.

-En el 2017 hasta te diste el gusto -justamente- de no ir a Las Vegas a jugar la WSOP. ¿Es verdad que te fuiste a jugar al fútbol?
-Sí, un poco de lástima me dio, porque es raro organizarse otra cosa en esa época. Sobre todo por el Main Event, que si uno lo puede ganar sería un sentimiento único. Pero este año que pasó elegí irme a jugar al fútbol con la selección uruguaya a los Juegos Macabeos en Israel. No soy de la colectividad pero tengo muchos amigos ahí y hace un poco más de un año que me invitaron a sumarme.

-¿De qué jugás?
-Ahora por las puntas, antes jugaba más de volante.

-Para que tengas en cuenta: este año la WSOP de Las Vegas se juega al mismo tiempo que el Mundial de Rusia. ¿A dónde vas a ir?
-Sí, ya lo pensé. No tengo idea. A veces mi novia se enoja porque ella es más ordenada, pero yo decido todo a último momento. Así que todavía no lo sé. Probablemente me den ganas de ir a jugar el Main Event porque el último no estuve… Y si no la otra sería ir a Rusia, ver hasta dónde llega Uruguay y luego irme a Las Vegas.

¿Volveremos a verlos en TV?

¿Qué hacés cuando no estás jugando al poker?
-Juego al fútbol, voy a la playa, me junto con mis amigos, voy al cine con mi novia, viajo… Ese tipo de  actividades.

-¿A esta altura te cuesta renovar la motivación por seguir ganando?
-Siempre tengo algunos proyectos a largo plazo, cosas que quiero hacer. Pero la motivación no es la misma que antes y no solo por el dinero, sino porque cuando uno conoce el juego y juega tanto, va cambiando. Pero también se consiguen nuevas motivaciones porque es un juego muy lindo, entretenido, y tengo muchos amigos en el ambiente. Da gusto ir a trabajar…

-En el 2016 comentaste la mesa final de la Serie Mundial en ESPN. ¿Te gustaría explorar ese lado?
-Es una posibilidad, pero no estoy pensando en eso. Ese año me invitaron, un poco dudé porque no me gustan las cámaras, pero estuvo entretenido, me gustó. Con Mariano Zabaleta y Leo Fernández no cagamos de risa.

-¿Estudias poker?
-Mira, no soy exactamente un ejemplo para el que está aprendiendo, pero nunca estudié poker. Aprendí con la práctica, con jugar, jugar y jugar. Al día de hoy no he estudiado, no me he formado mucho por fuera de los paños.

-¿Ni siquiera usas softwares de apoyo?
-No. Juego sin nada.

-¿De verdad?
-Sí, nunca los probé. Un poco porque me iba bien igual, pero otro poco porque cuando veo a mis amigos y tantos numeritos en la pantalla… No es lo mío.

-Un lírico, el Juan Román Riquelme del poker…
-Ja, puede ser eso, un lírico. Aunque también podés quedar como un payaso: probando cosas me las debo haber mandado, debo haber hecho cada cosa que nadie entendió…

¿Quieres enterarte primero de todo lo que sucede en el mundo del poker? CodigoPoker te brinda la mejor información minuto a minuto en tu social media. Síguenos en Facebook, Twitter, Youtube y Google

NOTICIAS MÁS LEIDAS Presentadas por