NO ES LO QUE PARECE

De la gloria a la quiebra: la realidad de los high rollers

Jugar los torneos más caros del mundo puede convertirse en un gran dolor de cabeza si por estos días no cierras el año con, como afirma Negreanu, al menos 5 millones de dólares.

De la gloria a la quiebra: la realidad de los high rollers

Los torneos high rollers son encuentros hostiles para cualquier billetera y sobrevivir en ellos es muy difícil. Durante estos años es común ver que en los grandes festivales de poker haya torneos de 5 cifras que garantizan mucho dinero. ¿Pero cuánto cuesta realmente estar en ellos?

Para un jugador común y corriente, estar en un high roller es un sueño. Para un regular, competir y no quedar ITM se puede convertir en una pesadilla.

Es que son tantos los costos asociados a las entradas y gastos extras que a veces cobrar puede ser la única forma de seguir o decir adiós.

Hace unos diez años, para un regular de high stakes cerrar el año con un millón de dólares en ganancias era algo muy bueno. Hoy las cosas han cambiando.

Erick Seidel ha sido uno de esos jugadores de la vieja escuela que ha logrado sobrevivir al paso del tiempo. Entre 1988 y 2006 cerró con ganancias cercanas al millón. Desde entonces, pocos han podido contar la misma historia.

Ahora los estándares de ganancias para estos jugadores que pululan esos niveles estratosféricos son más altos. Tanto es así que figuras como Daniel Negreanu son enfáticos al declarar que “ahora hay tantos torneos masivos a nivel global que incluso cobrando US$5.000.000 nadie te garantiza que tengas ganancias en el año. Es una locura”.

Y si a esto le sumamos la reciente declaración de Bryn Kenney , quien durante los primeros 9 meses de este año lleva cerca de 4.9M en cobros, la cosa no pinta bien para quien quiera iniciarse en los high rollers:

“Este año ha sido duro porque todavía no he obtenido una victoria importante, a pesar de lograr muchos deep runs en torneos. El número de entradas caras se acumula, pero si soy honesto la cosa me podría haber ido aún mucho peor. Estoy muy contento con mi juego, que al final es lo único que importa. No puedo controlar la suerte”.

“Cobros vemos, gastos no sabemos”, podría ser el refrán para definir la ilusión que a veces nosotros mismos creamos. Por eso es mejor ser cautos al observar las cifras de los premios, ya que se desconoce cuánto se invirtió para obtenerlos. No todos los regulares ni los que se saquen fotos con trofeos terminan el año en positivo. De hecho, son muy pocos los que lo logran.

¿Quieres enterarte primero de todo lo que sucede en el mundo del poker? CodigoPoker te brinda la mejor información minuto a minuto en tu social media. Síguenos en Facebook, Twitter, Youtube y Google

NOTICIAS MÁS LEIDAS Presentadas por